Noticias

He esterilizado a mi gata y ahora mi gato le bufa, ¿por qué?

La armonía entre felinos que viven juntos puede verse perturbada por un comportamiento agresivo, como en el caso de un gato macho que ataca a una gata esterilizada. Esta dinámica puede ser motivo de preocupación para los tutores de estas mascotas, ya que requiere una comprensión profunda de las causas subyacentes y estrategias de manejo adecuadas. Para promover un entorno seguro y pacífico para los felinos involucrados, es esencial explorar las razones de esta agresión e implementar soluciones específicas.

Cambios hormonales y territorialidad

En este primer punto es importante diferenciar entre esterilización y castración, ya que, aunque a menudo se utilicen como sinónimos, en realidad son técnicas quirúrgicas muy distintas. La esterilización implica la ligadura de trompas en la gata para dejarla estéril, pero seguirá produciendo hormonas y experimentando episodios de celo (aunque no pueda quedar embarazada). La castración, en cambio, es la extirpación quirúrgica de los ovarios o de los ovarios y el útero. Por tanto, en este segundo caso, la gata castrada dejará de producir las hormonas reproductivas. A su vez, dejará de emitir feromonas sexuales porque ya no tendrá la necesidad ni el deseo de aparearse.

Los gatos, especialmente los machos, pueden ser muy territoriales. Si lo que ocurre es que has castrado a tu gata y ahora tu gato le bufa, es posible que los cambios hormonales que la minina está sufriendo hagan que su olor sea diferente y, por ende, que tu gato macho la vea ahora como una amenaza para su territorio, lo que le llevará a comportarse de forma agresiva.

¿Qué hacer?

Es importante proporcionar a los gatos espacios separados y recursos suficientes para ambos con el fin de fomentar una adecuada adaptación a la nueva situación. Dado que es la gata la recién operada, es recomendable que sea ella la asilada en una habitación con todo lo que necesite para que esté cómoda y tranquila. Poco a poco, podrás dejar que vuelvan a olerse e interaccionar, siempre sin presionarlos, para que vuelvan a crear un olor de grupo. Para todo ello, el uso de feromonas apaciguadoras ayuda a crear ese ambiente relajado que buscamos. Igualmente, deberás recompensar a ambos con comida, caricias o juguetes cuando se relacionen de forma positiva.

Por otro lado, recuerda que cada situación es única y el consejo de un veterinario o un profesional del comportamiento felino puede ser invaluable para abordar dinámicas específicas entre gatos. La seguridad y el bienestar animal deben ser la principal prioridad.

Exploración olfativa

Hemos dicho que la castración puede modificar el olor de la gata al dejar de producir hormonas reproductivas, pero no solo esto puede alterarlo. Después de la esterilización, la gata puede emitir diferentes olores por el simple hecho de haber estado en un lugar diferente y en contacto con personas y animales distintos a los habituales. Estos nuevos olores estimulan al macho a explorar su territorio, comportamiento que puede ser inducido por el instinto de ocultar el nuevo olor o de establecer de nuevo su dominio. A su vez, y hasta que se vuelva a restablecer un olor de grupo, el gato puede bufar a la gata esterilizada.

¿Qué hacer?

En este caso, también se recomienda el uso de feromonas sintéticas para promover un ambiente relajado y ayudar a crear de nuevo ese olor conjunto. La hierba gatera también es una excelente opción. Así mismo, mantenerlos separados y llevar a cabo técnicas de introducción controlada, como el intercambio mutuo de olores, antes de permitirles interactuar directamente es de las estrategias más efectivas.

Por otro lado, es importante dejar que el gato macho explore, huela y acepte gradualmente los olores de la gata. Recuerda que la castración/esterilización, si bien comúnmente se asocia con una disminución de las conductas agresivas en los gatos, no siempre es así con los tipos de agresión. El establecimiento de conflictos entre gatos machos y hembras esterilizadas puede deberse a una variedad de factores, incluida la dinámica territorial, el estrés, las percepciones de amenaza o los enfrentamientos sociales. Un análisis en profundidad de estos elementos puede ayudar a desarrollar un plan de manejo personalizado, dirigido a mitigar episodios de agresión y promover un ambiente en el que ambos gatos puedan convivir pacíficamente.

Cambios en la dinámica social

La esterilización o castración de la gata pueden implicar cambios en la dinámica social que ambos tenían antes de la intervención quirúrgica. Los gatos pueden establecer dinámicas sociales muy complejas, y teniendo en cuenta lo susceptibles que son a los cambios, puede ser totalmente normal que el macho reaccione de forma agresiva ante la nueva situación. Su estabilidad emocional se ha visto alterada y así es cómo responde por instinto.

¿Qué hacer?

De nuevo, introducir a la gata recién esterilizada de forma gradual ayudará a que vuelvan a adaptarse a sus nuevas dinámicas sociales sin necesidad de acudir a la agresividad.

Estrés o cambios en el entorno

Los cambios en el entorno del hogar, como la llegada de la gata con un collar isabelino o un cambio en la disposición de los muebles para evitar cualquier tipo de riesgo o daño en la herida, puede provocar estrés en el gato macho y desencadenar un comportamiento agresivo como consecuencia del mismo. En caso de infección, aquí te explicamos qué hacer: " ¿Cómo curar la herida de esterilización de una gata infectada?.

De nuevo, los gatos son muy susceptibles a los cambios y muchos de ellos pueden actuar de esta manera con algo tan simple como la introducción de un elemento que antes no estaba presente: el collar isabelino. A su vez, si el gato macho ya fue esterilizado con anterioridad, llevó un collar similar y esto le provocó un trauma, puede relacionarlo de nuevo con estímulos muy negativos para él.

¿Qué hacer?

Puede ser útil introducir lentamente nuevos elementos y proporcionar lugares seguros para ambos gatos. Por tanto, anticípate y deja que ambos huelan el collar isabelino días e incluso semanas antes de la cirugía, felicitándolos en todo momento para que lo relacionen con estímulos positivos.

Por otro lado, es muy importante que los gatos sigan una rutina y se sientan cómodos en un ambiente que los estimule.

Problemas de salud

En algunos casos, los problemas de salud pueden contribuir al comportamiento agresivo, de manera que asegúrate de que ambos gatos gocen de buena salud. Esto quiere decir que es posible que tu gato macho sea el que sufre el problema y, por ello, bufa a tu gata recién esterilizada. Ante cualquier comportamiento sospechoso, consulta a un veterinario.

Cambios en la orina, mostrarse más apático, cambios en el apetito o tener comportamientos agresivos son indicios que pueden indicar que tu gato está enfermo.

¿Qué hacer?

Acudir al centro veterinario lo antes posible es la mejor opción ante la sospecha de un problema de salud, tanto para identificarlo a tiempo como para evitar una posible pelea entre los gatos. Así, si has esterilizado a tu gata y ahora tu gato le bufa y, además, presenta otros comportamientos anormales, no lo dudes y llama al especialista.

Todas las causas que hemos visto ponen de relieve la importancia de un asesoramiento veterinario exhaustivo y, cuando sea necesario, de la participación de expertos en comportamiento felino. Identificar las raíces del problema e implementar estrategias de manejo, como la introducción gradual, el refuerzo positivo y un ambiente enriquecido, pueden ayudar a restablecer el equilibrio en la unidad familiar felina. Desde esta perspectiva, la introducción de feromonas felinas sintéticas, como hemos indicado anteriormente, puede representar un complemento útil, ayudando a crear un ambiente más relajado y propicio para una convivencia armoniosa.

Más de Noticias
Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Los animales también pueden sufrir daños ante cualquier eventualidad. Una de las preocupaciones ante una situación de emergencia por temblores o terremotos es precisamente qué y cómo hacer con los animales que tenemos en casa, y por ello procedemos a enumerar una serie de recomendaciones para que se tenga presente en caso de sismos.
¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

Por lo general se asocia a los perros con los mordiscos, no obstante, a los gatos también les gusta morder. Los mininos arañan y muerden a sus propietarios por diversos motivos.