Noticias

Mi perro se escapa y no obedece

Los perros que se escapan, ya sea de casa o durante el paseo, pueden suponer un grave problema, ya sea para nosotros o para el entorno que le rodea. Pueden provocar accidentes a terceros, lesiones, pelearse, perderse para siempre o resultar gravemente heridos, de ahí la importancia de encontrar soluciones rápidas y efectivas a este problema.

Falta de estimulación

Los perros necesitan estímulos tanto a nivel físico como intelectual. En otras palabras, requieren realizar ejercicio físico a diario adaptado a sus características, ya que no practicará actividad física con la misma intensidad un perro anciano que uno joven.

Además, es imprescindible retar a su cerebro con interacciones, juegos de inteligencia, juguetes, contacto con la naturaleza, deportes caninos, etc. Todo ello es fundamental para lograr su bienestar. En caso contrario, si el perro apenas sale de casa, aunque disponga de un gran espacio exterior, no se relaciona, pasa muchas horas en soledad o encerrado, etc., acabará estresado y frustrado y es probable que desarrolle problemas de conducta, como la destructividad, la ansiedad por separación o los ladridos excesivos.

Es probable, también, que huya a la mínima ocasión para buscar los estímulos que necesita. Es el típico perro que se escapa cuando abres la puerta o te despistas un momento.

¿Qué hacer si mi perro se escapa y no obedece?

En estos casos, el problema se ataja modificando los hábitos de vida del perro para proporcionarle toda la actividad física y mental que necesita y el vínculo con la familia humana. En esta tarea puede ayudarnos un experto en educación canina o etólogo.

Mientras, al menos para evitar pérdidas, podemos recurrir a un GPS para perros. Destaca entre las soluciones para perros escapistas porque también permite configurar alertas de fugas y zonas seguras, así como monitorizar parámetros de actividad y descanso.

Perra en celo

Cuando los perros están enteros, es decir, no castrados, pueden detectar una perra en celo aunque se encuentre a gran distancia. Movidos por el instinto reproductor, intentarán llegar a ella, aunque para ello deban escaparse, sin ser consciente de los peligros a los que se exponen.

En esta situación, mejorar las medidas de seguridad no siempre funciona, pues los perros son capaces de fugarse incluso por lugares que nos parecen imposibles. Así, para evitar este riesgo la mejor solución es recurrir a la castración, una operación sencilla que consiste en la extracción de los testículos y que puede hacerse antes de que el animal alcance la madurez sexual.

Rastro interesante

En ocasiones, los perros pueden verse atraídos por distintos estímulos, tanto si están en casa como durante algún paseo, como el rastro de una presa, otro perro, una bicicleta, etc. Son múltiples los estímulos que pueden atraerlos al punto de salir disparados tras ellos, sin atender a nuestra llamada. De ahí que incluso podamos decir que mi perro no obedece cuando lo suelto o mi perro no viene cuando lo llamo.

No es posible modificar el instinto de un perro, pero sí podemos extremar las medidas de seguridad en el hogar, para que no tenga huecos por donde fugarse, y utilizar collares, arneses y correas seguros para impedir que se suelte.

Por supuesto, la identificación obligatoria por ley mediante microchip, un collar con los datos del animal o el uso de un GPS como el que hemos mencionado ayudan a localizar al perro si consigue huir.

Miedo

Los perros pueden desarrollar diferentes miedos e incluso fobias a muy variados estímulos. Por ejemplo, fuegos artificiales, petardos, cohetes, tormentas o determinadas personas, sobre todo cuando han sido maltratados.

En estos casos, ya sea en el hogar o en la calle, el perro va a verse dominado por el pánico y solo buscará huir para intentar escapar del desencadenante de su terror. Es el típico caso en el que el perro se escapa y no obedece porque está en estado de shock.

¿Qué hacer si mi perro no obedece cuando lo suelto y se escapa por miedo?

Para evitar este tipo de situaciones conviene realizar una buena socialización del cachorro, esto es, exponerlo a todo tipo de escenarios, personas, ruidos, vehículos, calles, etc., para que se acostumbre a todo ello y, en el futuro, no se asuste.

Pero, si el perro ya reacciona con miedo ante un desencadenante determinado, tendremos que ayudarlo mientras este dure. Para ello podemos limitar su contacto con dicho estímulo, proporcionarle un lugar seguro donde esconderse, intentar insonorizar en lo posible la estancia en la que se encuentre, no dejarlo solo, etc.

Si estamos en la calle, sobre todo tendremos que vigilar que no se suelte de la correa. A largo plazo, un etólogo puede ayudarnos a tratar la fobia para que deje de ser un motivo de fuga.

Deficiencia de seguridad

Otro de los motivos que explica por qué mi perro se escapa y no obedece es la falta de seguridad. Puede suceder que nos dejemos la puerta o una ventana de casa mal cerradas, que utilicemos un collar o arnés demasiado flojo o que, si disponemos de un jardín, este no esté bien cerrado a lo largo de todo el perímetro. Para evitar escapadas por estas causas debemos ser cuidadosos y vigilar que nadie del hogar, ni miembros ni visitantes, incumpla las normas de seguridad.

También, si disponemos de un espacio exterior, es imprescindible que, antes de dejar salir libre al perro, revisemos todo el cierre para encontrar posibles fallos de seguridad. Además, este cierre tiene que adaptarse al perro. Algunos son capaces de saltar o escalar grandes alturas o cavar auténticos túneles bajo las vallas, por lo que hay que tenerlo en cuenta. También los hay que abren puertas o portales.

Por otra parte, en la calle solo podremos soltar al perro en lugares seguros, como los habilitados para ellos, y si responde a nuestra llamada. Tanto el collar o arnés como la correa deben adaptarse a sus características y tienen que estar bien colocados para que no consiga liberarse. Estas soluciones para perros escapistas son especialmente importantes en perros recién adoptados que ni conocemos ni nos conocen.

Educación insuficiente

Por desgracia, todavía hay cuidadores que piensan que no es necesario educar a los perros, sobre todo si son de talla pequeña, ya que no pueden ocasionar los mismos daños que los ejemplares de tamaño grande. Pero la educación es fundamental para todos y su ausencia lleva a situaciones donde mi perro no me hace caso o mi perro no viene cuando lo llame y se escapa. En otras palabras, situaciones que resultan incontrolables y un peligro para terceros y para él mismo.

Por este motivo, tanto la prevención como las soluciones para perros escapistas pasan por proporcionar al can una buena educación desde su llegada al hogar y no soltarlo si no tenemos la seguridad de que obedece. Para ello podemos contactar con educadores caninos profesionales que nos darán las pautas a seguir.

youtu.be/8wBhhjC_N7Y

Más de Noticias
Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Los animales también pueden sufrir daños ante cualquier eventualidad. Una de las preocupaciones ante una situación de emergencia por temblores o terremotos es precisamente qué y cómo hacer con los animales que tenemos en casa, y por ello procedemos a enumerar una serie de recomendaciones para que se tenga presente en caso de sismos.
¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

Por lo general se asocia a los perros con los mordiscos, no obstante, a los gatos también les gusta morder. Los mininos arañan y muerden a sus propietarios por diversos motivos.