Noticias

¿Por qué mi perro es agresivo conmigo?

Los perros son considerados el mejor amigo del ser humano, sin embargo, algunos perros pueden mostrar un comportamiento agresivo hacia su dueño (que preferimos llamar "cuidador" o "tutor"). Este es un problema grave que no debe ser ignorado porque podría causar daños físicos y psicológicos, tanto en el animal como en la persona afectada. Por qué un perro es agresivo con su dueño es una pregunta que puede tener diferentes respuestas y es importante analizar. En general, ocurre por una falta de socialización y/o de estimulación física y mental, por enfermedad o dolor, por utilizar métodos de adiestramiento incorrectos, por protección de recursos o por miedos e inseguridad. Si un perro muestra un comportamiento agresivo hacia su humano es importante actuar rápido para resolver el problema. El primer paso siempre es consultar a un veterinario para descartar cualquier causa médica, especialmente cuando se observa una agresividad repentina.

Si su perro está sano, hay algunas medidas que puedes aplicar para controlar el comportamiento agresivo. Con el enfoque y la educación adecuados, la mayoría de los perros puede rehabilitarse y convertirse en perros felices y equilibrados. 

¿Por qué mi perro se ha vuelto agresivo conmigo?

Es importante entender que la agresión de un perro hacia su dueño puede ser causada por una variedad de factores, siendo la incorrecta socialización y la falta de estimulación las principales causas. Así, si tu perro es agresivo contigo lo primero que debes hacer es comprobar si todas sus necesidades están adecuadamente cubiertas. En caso de agresividad repentina, pregúntate si tu perro puede estar enfermo o tener alguna molestia.

Conozcamos con más detalle cada una de las causas que explican por qué tu perro es agresivo contigo:

  • Falta de socialización. Un perro que no ha sido socializado correctamente, por ejemplo, a través de experiencias correctas y emocionalmente satisfactorias con otros perros, personas y situaciones, podría volverse agresivo al conocer nuevas personas o al tener nuevas experiencias. Por desconocimiento, detecta estas nuevas interacciones como amenazadas. Por ello, si acabas de adoptar a un perro y es agresivo contigo, deberás tener paciencia, ganarte su confianza y trabajar en su socialización.
  • Falta de estimulación. La falta de ejercicio y estimulación mental puede causar estrés y ansiedad en tu perro, lo que puede provocar irritabilidad y agresión.
  • Métodos de educación/adiestramiento incorrectos. El uso de castigos, gritos y violencia física para educar o adiestrar a un perro son métodos que no deberían utilizarse nunca. Aunque en un primer momento generen la respuesta esperada, a la larga fomentan el miedo y la frustración en el animal, lo que puede traducirse en un perro agresivo con su dueño, que es quien le causa el daño. Si te preguntas por qué tu perro es agresivo solo contigo, es posible que aquí tengas la respuesta. La mejor forma de redirigir la conducta de un perro siempre es mediante el refuerzo positivo y la ofrenda de alternativas adecuadas.

  • Cambios en su rutina. Aunque los perros no son tan susceptibles a los cambios como los gatos, sí pueden experimentar un periodo de estrés que los lleve a estar más irritables con sus humanos si ha cambiado algo en su rutina. Una mudanza o la llegada de un nuevo miembro a la familia son algunos ejemplos.
  • Miedo o inseguridad. Algunas razas de perros son miedosas por naturaleza. Forma parte de la herencia genética y no tiene por qué haber sido por un manejo incorrecto por parte de los tutores, pero sí puede tratarse. Por otro lado, las experiencias vividas también pueden desarrollar miedo e inseguridad, lo que puede llevar al perro a responder de forma agresiva. Un trauma del pasado, haberlo reprendido de forma agresiva, etc., son ejemplos.
  • Protección de recursos: ¿Tu perro es agresivo contigo cuando intentas quitarle un juguete o la comida? Esto llama protección de recursos y ocurre cuando el animal siente la necesidad de defender lo que considera suyo. Es posible que lo interpretes como que tu perro se vuelve loco y te muerde, pero para él lo que ocurre es que intentas quitarle un recurso valioso.
  • Ansiedad por separación. Aunque no es lo más habitual, sí puede suceder que tu perro se ponga agresivo contigo cuando te vas de casa en caso de sufrir ansiedad por separación. Insistimos, lo más común es que el animal tenga otras conductas, como ladrar o aullar al quedarse solo, destruir el mobiliario, etc., pero puede ocurrir que intente que no te vayas por otras vías.
  • Enfermedad o dolor. Si un perro está enfermo o tiene dolor crónico, puede volverse agresivo debido al propio dolor o la frustración. De manera similar, un perro que se está quedando ciego o sordo puede reaccionar agresivamente si se asusta fácilmente.

¿Qué hacer si mi perro es agresivo conmigo?

Si tu perro se ha vuelto agresivo contigo es importante tomar medidas inmediatas para controlar el comportamiento del perro y devolverle la estabilidad emocional. Para ello, lo primero que debes hacer es identificar la causa del problema para trabajar directamente sobre ella. Socializarlo, mantenerlo estimulado, utilizar técnicas de adiestramiento adecuadas y aprender a interpretar su lenguaje corporal son algunas de las medidas a tener en cuenta. Conozcámoslas con más detalle:

  • Acude al centro veterinario. Antes de nada, recomendamos visitar a un veterinario para descartar cualquier patología o dolencia que pueda estar provocando esa respuesta agresiva.
  • Trabaja en su socialización. Si el problema es la falta de socialización, una de las primeras cosas que debes hacer es asegurarte de que tu perro esté bien socializado. Esto significa que deberás exponer a tu perro a diferentes situaciones sociales, personas y otros animales desde una edad temprana.

  • Ofrécele estimulación física y mental. Es importante asegurarte de que tu perro haga el ejercicio físico todos los días para liberar la tensión acumulada, ya que no hacerlo, como hemos visto, puede desencadenar en comportamientos agresivos. Igualmente, la estimulación mental es imprescindible, por lo que deberás garantizar que dispone de juguetes y juegos variados. Los juegos de inteligencia para los perros son ideales. 
  • Dedícale tiempo. Compartir momentos de calidad juntos, como un paseo por el bosque o junto al mar y mimos en casa, siempre respetando a tu perro y no tratándolo como un peluche, sino como un individuo pensante con sus necesidades y ganas de interacción, te ayudará a mejorar el vínculo y ganarte su confianza. Así, la probabilidad de encontrarte con momentos de enfrentamiento o defensa de recursos se reducirá porque tu perro confiará en ti.
  • Aprende a interpretar sus señales. Es importante que, como tutor del perro, prestes atención a las señales de advertencia que emite cuando está a punto de volverse agresivo. Estas señales pueden incluir: pelo erizado (especialmente del lomo), postura rígida, posición baja de la cabeza, gruñidos, mostrar los dientes y otros comportamientos similares. Cuando veas estos signos es importante que dejes de interactuar con tu perro de inmediato y adoptes una postura tranquila y segura.
  • Introduce cada cambio de forma progresiva. Sobre todo si sabes que tu perro es muy susceptible a los cambios, no los impongas de repente. En la medida de lo posible, realiza los cambios de forma gradual, poco a poco, y presentándoselos a tu perro. En caso de querer adoptar un segundo animal, es fundamental una buena presentación para evitar que tu perro sea agresivo contigo y el nuevo animal.
  • Trabaja en sus miedos. Si la causa de la agresividad es el miedo o la inseguridad, deberás trabajar en ellos para que sea un perro mentalmente estable y feliz. 
  • No utilices la violencia. No lo castigues ni le grites ni mucho menos le pegues cuando lleve a cabo un comportamiento que no te gusta. Refuerza las buenas conductas y ofrécele alternativas positivas cuando haga algo mal. Por ejemplo, si te muerde jugando y no te gusta, dale un juguete que sí pueda morder y felicítalo.

¿Dónde llevar a un perro agresivo?

Si el comportamiento agresivo de su perro persiste, es importante considerar obtener la ayuda de un educador canino con experiencia en comportamiento canino o un etólogo. Un experto en comportamiento canino puede ayudarte a identificar las causas subyacentes del comportamiento agresivo de tu perro y desarrollar un plan personalizado de educación o rehabilitación para abordar el problema.

¿Qué hacer si mi perro me muerde?

Si tu perro te ha mordido es importante actuar con rapidez para evitar más incidentes y garantizar tu seguridad y la de los demás. Aquí indicamos los pasos a seguir:

  • Revisa la herida. Si la mordedura de tu perro es grave, busca atención médica profesional de inmediato. Si la herida es menor, límpiala minuciosamente con agua y jabón, aplica un apósito estéril y obsérvala en busca de signos de infección.
  • Identifica la causa de la mordedura. Trata de averiguar por qué tu perro te ha mordido. ¿Ha habido alguna circunstancia estresante o frustrante para el perro? ¿Podría el perro haber reaccionado ante una amenaza percibida o para proteger un recurso? ¿Tiene dolor o problemas físicos que pueden haber causado dolor e irritabilidad?
  • Consulta a un experto en comportamiento canino. Si tu perro te ha mordido una vez puede que lo vuelva a hacer. Es importante comprender la causa de la mordedura y trabajar con un experto en comportamiento canino para desarrollar un plan de entrenamiento personalizado para abordar el problema.
    • Cuida el bienestar de tu perro. Los perros pueden volverse agresivos con sus dueños cuando no se sienten bien o están bajo mucho estrés. Asegúrate de que tu perro haga el ejercicio físico y mental adecuado, y llévalo al veterinario para chequeos regulares para asegurarte de que no haya problemas de salud subyacentes.

En general, es importante recordar que la prevención es la clave para evitar incidentes con perros agresivos. Asegúrate de que tu perro esté bien socializado desde una edad temprana y reciba la educación adecuada. Además, siempre vigila de cerca el comportamiento de tu perro y busca signos de agresión. Si notas un comportamiento problemático, toma medidas inmediatas para solucionar el problema antes de que se convierta en un problema mayor.

youtu.be/wgiFw4hYOHM

Más de Noticias
Cuidado de tu mascota en invierno

Cuidado de tu mascota en invierno

Cada día la llegada del invierno se hace sentir más y nuestras mascotas no son ajenas a ello, sobre todo las de mayor edad.
Los cambios bruscos de temperatura pueden perjudicarlas seriamente. Por ello El alimento balanceado es la mejor opción para asegurar que tu mascota reciba las calorías óptimas y los nutrientes necesarios para que se mantenga saludable. Recuerda que necesitan producir más energía para tolerar la baja temperatura
Mi perro tiene el ojo azul, blanco o rojo

Mi perro tiene el ojo azul, blanco o rojo

Una de las principales diferencias entre la visión del ojo humano y el del perro radica en el propio ojo, aunque comparten ciertas similitudes como iris, pupila, cristalino o retina, hay algunas diferencias como el número de párpados, los colores que distinguen o el tipo de visión.