Noticias

¿Qué hacer si un perro viene a atacar a mi perro?

Si alguna vez te has encontrado en la situación de tener que defender a tu perro ante el ataque inminente de otro can sabrás que este es un momento altamente estresante donde, muchas veces, nos bloqueamos y no sabemos cómo actuar. Los perros pueden agredir a sus congéneres por muchas razones y el hecho de que se produzca un conflicto entre ellos no quiere decir necesariamente que uno de los animales sea agresivo. Saber anticiparse a un ataque y actuar con rapidez es muy importante, pero a veces resulta complicado prevenir el comportamiento de un animal, especialmente si no estamos acostumbrados a tratar con ellos o no conocemos su lenguaje.

¿Por qué todos los perros atacan a mi perro?

Si tu perro se muestra sociable y pacífico y, sin embargo, tiende a sufrir intentos de ataque o mordidas por parte de otros canes probablemente te preguntes cuál puede ser el motivo. Los perros pueden morder por muchas causas y un intento de agresión no siempre es sinónimo de que el animal es agresivo o está mal educado, pues también hay que tener en cuenta otros factores, tanto ambientales como intrínsecos del propio can.

A continuación, te contamos los motivos más frecuentes que pueden explicar por qué los perros atacan al tuyo:

  • Fallos en la comunicación: los perros se comunican entre ellos y con nosotros a través de su particular lenguaje, que incluye expresiones faciales, movimientos corporales y sonidos. En ocasiones puede haber conflictos entre dos perros que no se entienden, especialmente si alguno de ellos tiene dificultades para comprender o utilizar ciertas señales comunicativas. Si, por ejemplo, tu peludo expresa sus ganas de conocer a otro perro a través de posturas corporales o miradas tensas, o bien no se retira cuando otro can manifiesta incomodidad, puede acabar siendo víctima de un mordisco.
  • Impulsividad: si tu perro todavía es un adolescente o tiende a sobrexcitarse ante la presencia de otros animales es probable que su forma de acercarse a saludar a otros perros sea demasiado confiada, brusca o invasiva. A muchos canes les incomoda o incluso les asusta esta actitud y pueden reaccionar gruñendo, marcando o, en el peor de los casos, mordiendo a tu perro.
  • Problema de salud: si los ataques hacia tu perro comenzaron en un momento concreto, no se producían previamente y no eres capaz de identificar el motivo, deberías plantearte hacer una visita al veterinario. En ocasiones, algunas patologías ocultas pueden modificar el olor de los canes de manera imperceptible para nosotros, pero no para otros perros, que pueden llegar a comportarse de forma alterada o violenta cuando un congénere está enfermo.
  • Anatomía: la particular anatomía de algunas razas de perro puede afectar a su comunicación con otros canes, siendo más fácil que se generen malentendidos y conflictos. Por ejemplo, las dificultades respiratorias de los perros braquicéfalos o de hocico achatado provocan que, en muchas ocasiones, estos animales emitan un sonido ronco que puede ser confundido con una señal de amenaza. Del mismo modo, los perros con la cola o las orejas cortadas tienen más dificultades para expresarse al carecer de estas estructuras y es más probable que resulten atacados por este motivo. Por ello, nunca se debe amputar la cola o las orejas a un perro con fines estéticos.

¿Qué hacer si un perro quiere atacar a mi perro?

Durante un paseo con tu peludo puede darse la situación de que este tenga un encontronazo con otro perro y se desencadene un conflicto entre ellos. Lo más eficaz para evitar que alguno de los animales salga lesionado es ser capaz de anticipar el ataque y, para ello, resulta imprescindible conocer el lenguaje corporal de los perros. Si alguno de los canes muestra señales de tensión o incomodidad, mantén la calma y llama a tu perro para animarle a ir tras de ti mientras os alejáis. Si sueles pasear a tu perro sin correa asegúrate de hacerlo por lugares seguros, así como de tener muy bien trabajado el ejercicio de la llamada y, si el resto de canes que pasean por la zona van atados, es mejor que tú también le coloques la correa a tu perro, especialmente si este tiende a acercarse a saludar.

No obstante, si ya te encuentras en una situación en la que otro perro se aproxima hacia el tuyo con intención de atacarle, aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo debes actuar si un perro viene a atacar a tu perro:

  • Mantén la calma: evita gritar, hacer movimientos bruscos o golpear a los animales, pues solo lograrás aumentar la tensión que hay entre ellos y empeorarás el conflicto. De esta forma, si te preguntas dónde golpear a un perro si ataca al tuyo, la respuesta es en ningún sitio, esta no es la solución.
  • No tenses la correa durante un saludo: cuando dos perros atados se están olfateando y muestran señales de amenaza solemos asustarnos y tirar de la correa. En muchas ocasiones, esa tensión que generamos en la correa es, precisamente, lo que desencadena el ataque, pues le estamos transmitiendo nuestro nerviosismo al animal. Es mejor que trates de llamar a tu perro o crear una distracción para llevártelo de ahí sin utilizar la fuerza.
  • Llama la atención del tutor: sin un perro, ya vaya suelto o atado, se aproxima al tuyo de manera muy invasiva o intimidante, pídele rápidamente a su tutor que le llame o lo sujete, aunque te diga que el animal no es agresivo.
  • No levantes a tu perro: si tu peludo es de pequeño tamaño y otro perro se aproxima corriendo para morderle, no tires de él hacia arriba con la correa, pues al otro can le resultará más fácil agarrarlo y zarandearlo. Además, puede llegar a morderte a ti también.
  • Sujeta al perro agresor: en caso de ataque, nunca metas tus manos u otra parte de tu cuerpo entre los dos animales. En lugar de eso, colócate tras el perro agresor y sujétale con fuerza por el collar o el arnés, si lleva, para inmovilizarle y evitar que alcance a tu perro. Pídele enseguida a su tutor que lo ate con la correa.

¿Cómo actuar si un perro ha mordido a mi perro?

A veces resulta complicado evitar el conflicto entre dos perros y estos se terminan peleando. Afortunadamente, en un gran número de ocasiones las peleas de los perros se limitan a una serie de aparatosos gruñidos, revolcones y marcajes y son los propios animales quienes se terminan alejando el uno del otro sin necesidad de intervención por nuestra parte. Sin embargo, puede ocurrir que uno de los animales muerda y lesione al otro y, si nuestro peludo es la víctima, debemos saber cómo actuar:

  • No golpees a los perros: pegar o patear al animal agresor no hará que este abra la boca y suelte al otro perro, sino que aumentará la tensión entre los canes y, probablemente, empeorará el ataque. Gritar a los perros o arrojarles agua tampoco suele ser efectivo en estos casos.
  • No estires de los animales: si el perro agresor está sujetando al otro con su mandíbula (es decir, está haciendo presa sobre él), no intentes tirar de ninguno de los dos perros hacia atrás, pues podrías provocarle un desgarro grave a tu peludo.
  • Inmoviliza a los animales: debes evitar que el perro que está mordiendo zarandee su cabeza o tire del otro porque esto le provocará lesiones más serias. Tanto tú como el tutor del otro perro debéis colocaros tras los perros, poner su cuerpo entre vuestras piernas y sujetarlos con firmeza para inmovilizarlos.
  • Intenta abrir la boca del agresor: si el perro que está mordiendo al tuyo tiene la boca cerrada con fuerza, debes intentar que la abra, pero jamás utilices directamente tus manos para ello. Trata de hacer palanca introduciendo algún objeto contundente entre sus molares o prueba a interrumpir su flujo de aire pasándole la correa o un cinturón bajo el cuello y tirando hacia arriba. Otras técnicas como pellizcarle los testículos o la vulva o bien levantar sus patas traseras puede, con mayor probabilidad, provocar que el perro se gire instintivamente y redirija el mordisco hacia la persona que tiene detrás.

Una vez separados los animales, no te vayas inmediatamente del lugar de los hechos, dedica un momento para tranquilizarte y calmar a tu perro. A continuación, examina bien todo su cuerpo en busca de heridas y, una vez hecho esto, acércate a hablar con el tutor del otro animal. Por supuesto, no forcéis a los animales a volver a juntarse, pues es muy probable que se produzca otra agresión fruto del estado de excitación de los canes. Si durante el examen físico encuentras una herida, pídele al otro tutor sus datos personales y los datos de su animal y llega a un acuerdo con él según tu conveniencia. Lo más habitual es que el tutor del perro agresor (o su seguro, en caso de tenerlo) se haga cargo de todos los gastos veterinarios hasta la completa recuperación de tu peludo.

Una vez llegado a dicho acuerdo, acude a tu centro veterinario para que puedan atender a tu perro a la mayor brevedad posible.

¿Puedo denunciar al dueño de un perro que ha atacado al mío?

Sí, si tu perro resulta agredido por otro can estás en tu derecho de dar aviso a la policía para interponer una denuncia. La policía investigará los hechos y solicitará al tutor del perro agresor su documentación y la del animal. Es importante que existan testigos que puedan verificar los hechos y que el veterinario redacte un informe donde se detalle el alcance de las lesiones provocadas.

Si la sentencia resulta favorable, el tutor del perro agresor estará obligado a cubrir los gastos veterinarios y, dependiendo del caso, también podría tener que indemnizarte por daños y perjuicios.

Como has podido comprobar, lo mejor en todos los casos es anticiparte a cualquier situación para evitar que otro perro quiera atacar al tuyo, con todo lo que ello conlleva.

Más de Noticias
Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Cómo hacer con los animales en caso de sismos

Los animales también pueden sufrir daños ante cualquier eventualidad. Una de las preocupaciones ante una situación de emergencia por temblores o terremotos es precisamente qué y cómo hacer con los animales que tenemos en casa, y por ello procedemos a enumerar una serie de recomendaciones para que se tenga presente en caso de sismos.
¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

¿Por qué motivos los gatos muerden a su familia?

Por lo general se asocia a los perros con los mordiscos, no obstante, a los gatos también les gusta morder. Los mininos arañan y muerden a sus propietarios por diversos motivos.